Ylenia Baglietto y Lander Otaola: «Tenemos la creatividad disparada»

Actualizado: may 8

LUIS GÓMEZ.

Sábado, 4 abril 2020


NOSOTROS NOS QUEDAMOS EN CASA

La pareja de artistas monta shows en directo a través de Instagram en casa de los padres de Lander

Lander Otaola e Ylenia Baglietto tienen su público, incluso en una cuarentena que viven en familia y muestran a través de Instagram con shows en directo -«nuestros seguidores nos lo pedían»- desde la casa de Félix y Begoña, los padres de Lander. La pareja ha hecho viral un vídeo en el que a ella solo le falta sacar el látigo tras convertir a su chico en 'Blas', un perrito faldero al que tira de collar por el pasillo de la vivienda con la idea de violar la prohibición de salir a la calle.

Todo muy cómico, igual que sus cortos caseros, con los que sus suegros «flipan» en un domicilio que asiste a un reparto equitativo de funciones. Si unos cocinan, otros hacen las camas y los demás pasan la aspiradora. El estado de alarma pilló a ambos en Benidorm, donde Lander rodaba 'El cover', en el estreno de Secun de la Rosa como director, mientras Ylenia, que acababa de grabar episodios de la serie 'Acacias 38', disfrutaba de unos días libres. Tomaron el AVE a Madrid y desde allí cogieron un autobús hasta Bilbao.


Puede resultar extraño en los tiempos que corren, pero se sienten «felices» sin parar de hacer cosas. Ylenia realiza un curso 'online' de guitarra -«para tocar los instrumentos necesitas todos los días un rato», detalla- y escribe poemas. Lander también escribe sus «cositas. Tenemos la creatividad disparada», ensalzan.Al andar de mudanza y no disponer en su nueva casa de «wifi ni tele», se fueron de prestado, «sin saber cuánto durará esto. Estamos muy a gusto; cuatro personas siempre dan más ambiente que dos. Nos lo pasamos teta», afirman.

Ylenia sube y baja a toda mecha 20 veces al día las escaleras donde viven y Lander elabora bizcochos

Numeritos musicales


Montan numeritos musicales a todas horas -«nos gusta mucho cantar»- y dejan hueco al deporte. Ylenia cuida la forma subiendo y bajando 20 veces al día las escaleras desde el primero principal al quinto piso -«no me encuentro a ningún vecino», aclara-, en tanto que su compañero completa 15 series de fortis. «Somos deportistas y pasarnos 6 horas en el sofá sería horroroso», alertan. Un peligro a evitar más cuando a Lander le ha dado por la repostería y elaborar bizcochos, mientras su mujer ejerce de «catadora».

Pasar juntos las 24 horas tras 12 años de pareja les está resultando una experiencia «fantástica» y ayudando a conocerse «un poco más. Somos fáciles para la convivencia», recalcan. Y también algo «caseros», sobre todo Lander, al que el confinamiento ha devuelto a la adolescencia. «Era hijo solo y la pasaba solo. Nunca me aburría y los días se me hacían cortos». Como ahora, que aprovecha para leer las biografías de Andrés Pajares y Emilio Gutiérrez Caba. También ha abonado el IBI, cuyo plazo estaba a punto de expirar, por lo que tuvo que salir a la calle y quitarse el pijama, que es como ha pasado los últimos 15 días. «Un caso demencial», admite este actor, que confía en que el coronavirus modifique la mentalidad de una ciudadanía que «vivía en una sociedad de plástico muy frágil. Parece que tiene que morir gente para que cambien las cosas»..


Fuente: https://www.elcorreo.com/sociedad/salud/creatividad-disparada-20200404231320-nt.html

27 vistas0 comentarios